¿Qué protocolo está dando los mejores resultados para tratar la piel durante el tratamiento de terapias dirigidas?
Terapias dirigidas para el cáncer

La terapia dirigida utiliza fármacos para evitar que la enfermedad avance y se propague. Este propósito se consigue con un menor daño a las células normales que en otros tratamientos.

¿Cómo funciona la terapia dirigida?

Los fármacos que se utilizan en la terapia dirigida funcionan de algunas formas distintas. La terapias dirigidas pueden:

  • Desactivar el proceso en las células cancerosas que provoca que crezcan y se propaguen.
  • Provocar que las células cancerosas mueran por sí solas.
  • Eliminar las células cancerosas directamente.
¿Quién puede recibir terapia dirigida?

Existen terapias dirigidas que pueden tratar ciertos tipos de los siguientes cánceres:

  • Leucemia y linfoma
  • Cáncer de mama
  • Cáncer de colon
  • Cáncer de piel
  • Cáncer de pulmón
  • Cáncer de próstata
¿Se puede realizar algún tratamiento cosmético durante el tratamiento de terapias dirigidas?

Si, recomendamos tratamientos calmantes y descongestivos, para paliar los posibles efectos secundarios producidos por el tratamiento médico.

Este tratamiento  cubre todas las necesidades específicas de las pieles  congestionadas que presentan inflamación, xerosis y erupciones acneiformes y toxicidades ungueales.

¿Qué principios activos se utilizan antes de realizar esta cirugía?

Recomendamos aplicar cosméticos que aporten hidratación, elasticidad y flexibilidad al tejido cutáneo dando confort a la piel. Los principios activos seleccionados para paliar los efectos secundarios en piel son: hidratantes, emolientes, vasoconstrictores , antisépticos, regeneradores y antiinflamatorios.
Los efectos secundarios en piel pueden manifestarse en: rostro, cuero cabelludo, escote abdomen. Por tanto el tratamiento estético se realizará en todas las zonas indicadas anteriormente.

El protocolo paso a paso:
  • Acomodar a nuestro cliente en posición decúbito prono:

1) Realizamos la inhalación  del aroma néctar.

2) Aplicamos sobre la espalda un limpiador, el cual no  retiraremos. El limpiador formulado a base de extractos botánicos naturales como la manzanilla, la flor de saúco, el extracto de té verde aporta un efecto calmante y descongestivo dejando la piel suave, fresca e hidratada.

3) A continuación,  pulverizamos con la loción reparadora intensiva que ayuda a restablecer el pH natural. Esta loción, que incluye los mismos ingredientes que la crema limpiadora, ayuda a contrarrestar la dureza del agua y aporta bienestar a la piel.

4) Después , aplicamos un sérum a base de árnica, caléndula, aloe vera, própolis, alantoína, urea, sorbitol, ácido láctico, aportando una sensación de calma a la piel, cuyas propiedades descongestivas, antiinflamatorias, y analgésicas estimulan la circulación y a apaciguar sus efectos cuando estos se manifiestan.

5) Seguidamente, aplicamos un bálsamo emoliente a base de manteca karité y mateca de mango, aceite de zanahoria y aceite de pepitas de uva, mediante suaves maniobras.

  • Le pedimos al cliente que se coloque en posición decúbito supino y seguimos los mismos pasos en abdomen y en el rostro.
  • Al terminar debemos aplicar SPF50  en rostro, cuello y escote.
  • Despedimos al cliente indicándole los cuidados para seguir en casa.