Hablamos con Gloria Vergés de Fisas

10 AÑOS DE LA FUNDACIÓN

Entrevistamos a Gloria Vergés de Fisas, Co-propietaria y Co-fundadora de Natura Bissé, y Presidenta de la Fundación, con motivo del 10º aniversario.


“La Fundación Ricardo Fisas Natura Bissé empezó a partir de la inquietud de su fundador, Ricardo Fisas, de querer devolver a la sociedad lo mucho que había recibido de ella al confiar en su empresa. Hoy, 10 años después, la Fundación cuenta con dos programas propios y varias colaboraciones que tienen la voluntad de contribuir al bienestar de las personas.”

Hola Gloria. ¿Nos podría explicar cuál es la filosofía de la Fundación y qué proyectos lleva a cabo?

La Fundación Ricardo Fisas Natura Bissé es una organización cuya misión es contribuir al bienestar de las personas a través de dos proyectos propios: el Programa de Estética Oncológica y Project Difference. También realizamos colaboraciones con entidades de acción social y de cooperación internacional cuyos valores están alineados con los de la Fundación.

El propósito del Programa de Estética Oncológica, nuestro gran pilar, es que cualquier persona, independientemente de su nivel de recursos, pueda prevenir y tratar de forma individual y profesional los posibles efectos secundarios derivados del tratamiento oncológico.

Gracias al maravilloso equipo de voluntarios, que aportan su valiosa experiencia y tiempo, a los hospitales y asociaciones de pacientes, que nos ceden el espacio desinteresadamente para atender a las personas, y al producto proporcionado por Natura Bissé, conseguimos que estos cuidados sean totalmente gratuitos para el que los recibe.

A través de este programa también ofrecemos un curso anual de Estética Oncológica, base del voluntariado profesional que realiza los tratamientos personalizados y gratuitos. Es una formación dirigida a esteticistas que quieren especializarse en este campo. En las 10 ediciones que hemos organizado ya se han formado más de 500 esteticistas, de las que un 10% aproximadamente realizan voluntariado en Estética Oncológica en algún momento de su vida.

Otra iniciativa de la Fundación es Project Difference, donde buscamos democratizar el acompañamiento de los niños con diferencias de aprendizaje, como el trastorno del déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o la dislexia, así como la formación y el seguimiento de profesores.

Estamos muy contentos porque hace poco, Joaquín Serra, Fundador de Project Difference y Patrono de la Fundación Ricardo Fisas Natura Bissé, motor de la iniciativa e incansable en el desarrollo de su proyecto, fue nombrado miembro del Patronato de la International Dyslexia Association (IDA), lo que supone un gran reconocimiento y respaldo a este proyecto educativo.

¿Por qué decidieron emprender en un área como la educación, tan diferente a la Estética Oncológica?

Ocurrió hace 5 años, cuando Joaquín, sensibilizado y preocupado por los alumnos con dificultades en el aprendizaje (como es en el caso del TDAH, la dislexia o la discalculia), propuso al patronato llevar a cabo esta iniciativa.

En cualquier caso, aunque el campo de actuación de nuestros programas pueda ser muy diferente, todos tienen una estructura similar y un mismo objetivo: contribuir al bienestar de las personas y crear proyectos sostenibles a largo plazo.

¿Cómo nació la Fundación?

Todo empezó en el año 2008, cuando junto a mi marido decidimos que había llegado el momento de delegar la dirección de la compañía Natura Bissé a nuestros hijos.

Sentíamos la necesidad de ser solidarios y de poder ayudar a las personas menos favorecidas. Queríamos poner nuestro granito de arena en este mundo y revertir el fruto de nuestros esfuerzos en una buena causa. Ricardo comentaba: “o creamos una Fundación para devolver a la sociedad lo mucho que nos ha aportado al confiar en nuestros productos” o decía, en broma, “empiezo un Natura Bissé II”. De ahí salió la idea de la Fundación.

Familia Fisas

¿Cuál cree que ha sido el mayor reto al que se ha enfrentado la Fundación?

El mayor reto sin lugar a dudas fue el conseguir convertir una Fundación dedicada a conceder microcréditos, a otra capaz de gestionar proyectos propios, que fuesen colaborativos y generasen cadenas de valor.

En un inicio, la misión de la Fundación se centró en apoyar a las mujeres bolivianas con pequeños microcréditos, pero mi marido y yo intuíamos que podíamos aportar más. Teníamos la experiencia y el soporte de Natura Bissé y en ese momento no se estaba aprovechando en ninguna causa solidaria. Al poco tiempo nació el Programa de Estética Oncológica, en el que Natura Bissé podía aportar el I+D y los conocimientos sobre el cuidado de la piel, la formación a esteticistas, los productos de los tratamientos y la financiación para llevar el proyecto a cabo.

¿Qué logros se han conseguido en estos 10 años?

Además de haber encontrado un camino que ha satisfecho nuestra inquietud de devolver a la sociedad el apoyo y la confianza que nos había dado, hemos conseguido crear un sistema de redes colaborativas que aseguran el crecimiento y la continuidad de todos los proyectos.

Hoy en día, la red del Programa de Estética Oncológica está compuesta por hospitales, asociaciones de pacientes y esteticistas voluntarias. Gracias a ellos, hemos realizado más de 6.000 tratamientos a 1.700 personas diagnosticadas de cáncer.

Por otro lado, Project Difference cuenta con una red de 9 escuelas y más de 200 profesores formados con los que hemos apoyado cerca de 3.000 alumnos.

Otro objetivo muy importante para nosotros era formar un equipo involucrado y comprometido donde la pasión, la calidad humana, el esfuerzo, la profesionalidad y la capacidad de superación impregnasen el día a día de cada proyecto, tal como mi marido hacía. Hoy se sentiría orgulloso de ver el ambiente creado.

¿Qué objetivos tienen a corto y medio plazo?

Nuestro objetivo principal es llegar al máximo número de personas que lo necesiten, independientemente de su nivel de recursos. Trabajamos por la consolidación y el crecimiento de nuestros programas para conseguirlo.

¿Qué anécdota destacaría de estos 10 años?

Mi marido decía que era un buen director de orquesta, y lo era, sin lugar a dudas. Siempre reconocía que, sin su equipo, no hubiera hecho nada. Y eso se refleja también en la Fundación, el espíritu colaborativo y el voluntariado son básicos. Es lo que anima y la hace crecer. Él tenía un lema muy rotundo, y cuando lo veía claro siempre nos lo decía: “Hágase”, y aunque queda mucho por hacer, hoy sé que se sentiría orgulloso y feliz.

Antes de acabar quiero agradecer enormemente la labor del equipo de voluntarios y la colaboración de hospitales, asociaciones de pacientes y escuelas, gracias a ellos podemos ofrecer la mejor atención y dedicación a las personas que se benefician de nuestros programas. También quiero agradecer la fidelidad de los clientes de Natura Bissé, que participan en la Fundación a través de la donación que la empresa hace a la Fundación; la generosidad de los donantes y la confianza de los colaboradores. Sin todos ellos, este proyecto no habría sido posible. Espero poder seguir contando con su apoyo para continuar sumando juntos.