Os presentamos a la Doctora Petra Mª Vega López que colabora en nuestro Curso de Estética Oncológica como ponente. Es directora de la Revista Medicina Estética editada por la SEME,  además es la directora médica de la Clínica Vega, que entre sus servicios  ofrece cuidados médico-estéticos en paciente oncológico.

Actualmente dirige el Master de Medicina estética y del Bienestar impartido por la  Universidad de Barcelona (4º edición)  Ha coordinado y participado en la elaboración de los Protocolos de práctica clínica publicados por al SEME y avalados por las sociedades científicas nacionales e internacionales. Actualmente en proceso de finalizar el protocolo sobre “Medicina estética oncológica”. Es la directora de la Revista Medicina Estética editada por la SEME y forma parte del consejo editorial de la revista Aesthetic Medicine editada por la UIME.

Dra. Petra Vega, agradecemos de antemano tu colaboración.

Nos gustaría que nos explicaras, ¿Qué papel puede tener la Medicina Estética en un proceso Oncológico?
  • Ayudar a mantener el aspecto normal, no estigmatizante que a veces ocasionan los tratamientos para combatir la enfermedad y que suelen originar muchas veces problemas para el paciente que se ve obligado a justificar su aspecto ante los demás, recordándose continuamente la enfermedad que padece, es decir eliminar la “imagen de enfermo”
  • Mejora notablemente su autoestima, la mayoría de pacientes comentan que sino cada vez que ven reflejada su imagen han de recordarse la grave enfermedad que padecen.
  • Mejorar la calidad de vida y aplicando las técnicas de medicina preventiva que le son propias la salud de los pacientes
¿Tras el tratamiento oncológico, que alteraciones estéticas son las más frecuentes?
  • Las alteraciones de la silueta y del peso corporal: edemas, obesidad, etc.
  • Alteraciones cutáneas: sequedad de piel, falta de luminosidad, alteraciones de la pigmentación, aparición de arrugas, flacidez, cuperosis
  • Alteraciones de mucosas: mucositis, sequedad vaginal (menopausia precoz-hormonales)
  • Alteraciones del cabello (alopecia transitoria) y uñas (quimio-desnutrición)
  • Amputaciones y secuelas quirúrgicas
Según tu experiencia, ¿Cuáles son los cuidados post tratamiento oncológico más frecuentes?

Todos deben tener como objetivo devolver al paciente el aspecto saludable, por eso lo primero debe ser siempre instaurar como base los cuidados nutricionales y de higiene alimentaria, adecuados tanto cuantitativa, como  cualitativamente y de higiene alimentaria. Simultáneamente deben pautarse los cuidados cosméticos más adecuados a la alteración que se haya producido: hidratación, fotoprotección, etc.

Desde el punto de vista médico lo primero que se suele realizar además de la dieta apropiada, es la mesoterapia facial con vitaminas, aminoácidos, minerales, para restablecer el buen estado de la misma.

¿Nos podrías explicar las indicaciones y contraindicaciones de las terapias lumínicas?

Antes de aplicar cualquier equipo físico o lumínico debe descartarse la presencia de lesiones pre-cancerosas en la zona (dermatoscopio), así como de trombosis venosa profunda (TPV)  u otras lesiones vasculares (Doppler)

Las indicaciones más frecuentes son: depilación, alopecia, iperpigmentaciones, tatuajes rejuvenecimiento, lesiones vasculares, acné, radiodermitis, mucositis, injertos libres con pelo, alteraciones cicatriciales, sequedad de piel y mucosas.

Entre las contraindicaciones: lo primero se debe descartar siempre la presencia de alteraciones malignas o pre malignas cutáneas o vasculares antes de aplicar cualquier tratamiento con luz. Embarazo, lactancia, epilepsia (valorar), alteraciones de la coagulación (valorar). Lesiones cutáneas activas (infecciones, dermatosis, heridas abiertas, herpes). Tendencia a cicatrices queloideas (ablativos y fraccionados). Medicación fotosensible. Pacientes inmunodeprimidos o descompensados

¿Y de las físicas?

Indicaciones: Hiperlaxitud cutánea, flacidez cutánea y muscular, atrofia cutánea, cicatrices.

Contraindicaciones: las mismas de las de las terapias lumínicas y  marcapasos, desfibrilador o prótesis metálicas en la zona. Alergia al aplicador.

¿Qué argumentos les darías a nuestras esteticistas para que derivaran a sus clientas al médico estético?

Sobre todo, antes de iniciar tratamientos en los que se vaya a utilizar tecnología física  (láseres, radiofrecuencia, ultrasonidos), o química (peelings) con posibles efectos secundarios la esteticista debe valorar la posibilidad de una previa valoración por el médico estético que confirme la ausencia de contraindicaciones en ese momento para realizar ese tratamiento concreto.  Sobre todo debe ser muy escrupulosa en valorar su capacidad profesional y técnica para abordar los posibles efectos secundarios que se presenten en pacientes tan frágiles.

Para terminar, ¿Crees que el papel de la esteticista es importante dentro del equipo multidisciplinar?

En estos pacientes es de vital importancia la actuación multidisciplinar, y es uno de los casos en que la esteticista tiene un papel fundamental para devolver al paciente su aspecto, pensemos en la importancia que tienen es estos pacientes la aplicación correcta  de cosméticos,  de masajes, la necesidad muchas veces fundamental para la calidad de vida de los pacientes del camuflaje de determinadas lesiones o estigmas debidos a la agresividad de los tratamientos oncológicos, es por tanto un actor fundamental en acompañar al paciente en este tránsito, ayudándole a superar la temida “imagen de enfermo”.